casiopea

A la tortuga la gusta el Cine, los tebeos, el rol, la música... y a veces habla de política... Pero a su ritmo.

1/27/2005

Todo está listo. Y previsto

El próximo domingo, día 31 de enero, se celebrará la gala de los Goya del año 2004. A estas alturas parece que la competicións se tornará un tanto ridícula. Mar Adentro, ya consagrada en el ámbito internacional, correrá con casi todos los premios.

En El Cultural de hoy, Sergi López, escribe una interesante columna que acompaña a un reportaje sobre los nominados a la mejor dirección novel. Su tésis, sin remordimientos y sin ajustar cuentas con nadie, dice que el estado prácticamete ruinoso del cine español a lo largo de este año, hace que Amanabar triunfe en nominaciones y Goya, y lejos de alegrarse por el éxito (merecido) de Amenabar, se pregunta por la pobreza general de la competición. No se trata tan sólo de una crisis creativa, sino de una absoluta desestructuración productiva e industrial. El cine español no existe, y cuanto más fuegos de artificio pongamos (miles de reportajes sobre nuestro triunfo internacional mientras decenas de películas no llegan a estrenarse) mas dificil será valorar la situación desde un punto de vista mínimamente constructivo.

Esta crisis (estructural) obliga también a redefinir las viejas nociones sobre el cine "de autor" (vieja reserva cultural progresista para una industría inexistente) frente al cine "de genero" o "comercial". La crisis abierta es general. La tranformación progresiva del estado nación en estado-guerra, las crisis de las identidades nacionales (que no pueden sino llenarnos de alegría) y las progresiva estandarización de los lenguajes narrativos obliga a un debate en profundidad.

Mientras tanto podemos seguir vendiendo la moto de que "el cine español" triunfa. Seamos serios.